CovenHills
Afiliados Hermanos
1 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» y modificado por el staff del foro con la ayuda de los tutoriales deRamona yOyuki. Gracias especiales a Mikae por ceder el tablón de anuncios para este foro y a Asistencia Foroactivo por sus tutoriales y respuesta a nuestras dudas. Este foro es propiedad del staff y colaboradores , por lo que esta prohibida la copia de material de texto o diseño del mismo. Las imagenes utilizadas aquí han sido descargadas de sitios de recursos y pertenecen a sus respectivos autores.
Directorio
1 de 9
Afiliados Elite
12 de 33
Noragami Roler40 por 40
Últimos temas
» Registro de Apellidos (Obligatorio)
Vie Jun 09, 2017 8:27 pm por Tatiana Applevenom

» Registro de Grupo
Vie Jun 09, 2017 8:16 pm por Tatiana Applevenom

» Registro de Fisicos (Obligatorio)
Vie Jun 09, 2017 8:11 pm por Tatiana Applevenom

» Tatiana Applevenom
Jue Jun 08, 2017 10:54 pm por The Witch

» Sistema de dados y habilidades
Lun Mayo 29, 2017 3:49 pm por The Witch

» Mejora de Habilidades y Rangos
Sáb Mayo 27, 2017 1:14 pm por The Witch

» Black cat [Mei Lin]
Sáb Ago 27, 2016 2:05 am por Mao Ikari

» "¿Quién eres?" (Neil Parker)
Vie Ago 19, 2016 3:49 pm por Catalina Torres

» "Me enamoré de tu postre" (Mei Lin)
Vie Jul 29, 2016 8:26 pm por Mei Lin

Tablón
I.
II.
III.
IV.
V.
Él no es perfecto. Tu tampoco lo eres. Y ustedes dos nunca serán perfectos. Pero si él puede hacerte reír al menos una vez, te hará pensar dos veces, y si él admite ser humano y cometer errores, no lo dejes ir y dale lo mejor de ti. Él no va a recitarte poesía, él no está pensando en ti en todo momento, pero te dará una parte de el que sabe que podrías romper. No lo lastimes, no lo cambies, y no esperes de él más de lo que puede darte. No analices. Sonríe cuando te haga feliz, grita cuando te haga enojar, y extrañalo cuando no esté. Ama con todo tu ser cuando recibas su amor. Porque no existen los chicos perfectos, pero siempre habrá un chico que es perfecto para ti.
ambientación
Él no es perfecto. Tu tampoco lo eres. Y ustedes dos nunca serán perfectos. Pero si él puede hacerte reír al menos una vez, te hará pensar dos veces, y si él admite ser humano y cometer errores, no lo dejes ir y dale lo mejor de ti. Él no va a recitarte poesía, él no está pensando en ti en todo momento, pero te dará una parte de el que sabe que podrías romper. No lo lastimes, no lo cambies, y no esperes de él más de lo que puede darte. No analices. Sonríe cuando te haga feliz, grita cuando te haga enojar, y extrañalo cuando no esté. Ama con todo tu ser cuando recibas su amor. Porque no existen los chicos perfectos, pero siempre habrá un chico que es perfecto para ti.
Tramas y Clases
0000

Gryffindor

0000

Hufflepuff

0000

Ravenclaw

0000

Slytherin

J. GryffindorPr. Apellido
J. HufflepuffPr. Apellido
J. RavenclawPr. Apellido
J. SlytherinPr. Apellido
gry vs huff

dia - hora

rav vs sly

dia - hora

gry vs rav

dia - hora

huff vs sly

dia - hora

Capitán G.Apellido
Capitán H.Apellido
Capitán R.Apellido
Capitán S.Apellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Miér Jul 19, 2017 7:20 am.

"¿Quién eres?" (Neil Parker)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"¿Quién eres?" (Neil Parker)

Mensaje por Catalina Torres el Vie Jun 10, 2016 7:12 pm

La lectura no cabía dentro de los hábitos de Catalina. Y no porque no la apreciara, al contrario, los libros, las revistas, los periódicos y cualquier otro medio impreso eran su fuente de información por excelencia. Pero por ser una viajera, no se podía permitir llevar libros con ella. No porque no tenga las fuerzas suficientes para cargar peso extra, sino por la practicidad de trasladarse con pocos objetos, sin contar que sus mochilas por lo general son las que no resisten y por más curiosamente fuerte que ella sea, que una chica de su estatura y complexión esté cargando con 5 enormes maletas sin someterse al peso sería llamar mucho la atención. Así es como Catalina siempre que llegaba a una nueva ciudad, una de sus paradas si el tiempo y las distancias se lo permitían, eran las bibliotecas. No solía quedarse mucho en un mismo sitio así que por lo mismo no podía optar por leer libros largos. De todos modos, al dejar su educación truncada, elegía libros que le dejaran un conocimiento a lo que ella creía sería el nivel correspondiente a su edad. Desde que llegó al país, se limitaba a cuentos simples junto con un diccionario para ayudarla con el idioma. Mas antes de eso, buscaba mucho los libros de astronomía y de geografía, tomando un tema que le interesara para empezar a estudiar y no siempre llegando a comprender en su totalidad las lecciones. A veces, seguir leyendo e indagando en el texto para resolver sus dudas hacía que se confundiera más.

Por eso, cuando Mao se ofreció en ser el maestro de brujería para Catalina, sintió un enorme alivio y gratitud hacia el hechicero. Tantos años ella había cargado con la incertidumbre de la naturaleza de sus habilidades para que él en forma de gato, no sólo llegara con la respuesta de que es, en efecto, una bruja, sino también con la propuesta de instruirla en el control de sus poderes.

Pero primero, tenía que tener total comprensión del inglés. Ya era el tercer día consecutivo que ella estaba en la biblioteca situándose en una de las mesas del fondo, de las que estaban casi escondidas. Tenía poco que había llegado al lugar, su maestro no tardaría en llegar y seguramente lo haría en forma de gato. No solía quedarse mucho tiempo, sólo conversaban sobre cómo avanzaba, si tenía dudas y la ponía a leer pequeños textos que parecían trabalenguas en voz alta rompiendo lo menos posible el silencio del recito. Le dejaba más ejercicios y luego se iba para volver horas más tarde.

Catalina estiró los brazos hacia arriba arqueando la espalda. No le molestaba pasársela leyendo pero definitivamente estar en una misma posición sí. Era temprano, no había nadie, así que movió los libros y usando su suéter como almohada, se recostó en la mesa para seguir con su lectura sobre ella. Tenía que descansar su trasero y espalda, por eso, acostada boca abajo, se dispuso a leer mientras balanceaba sus piernas en el aire.
avatar
Bruja Uelia
Mensajes :
17

Puntos :
25

Fecha de inscripción :
06/05/2016

Edad :
22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "¿Quién eres?" (Neil Parker)

Mensaje por Neil Parker el Vie Jun 24, 2016 4:27 am

¿Quién dijo que trabajar en una biblioteca era aburrido?, ¿O que solo era un trabajo de ancianos?, de seguro esas personas no tenían ni idea de lo que hablaban, para Neil era el verdadero paraíso. Montones de libros, poca gente, mucha tranquilidad, libertad de leer y armar su cubo rubik sin que lo interrumpieran. Realmente la biblioteca no era tan visitada, era cosa de temporadas, por ejemplo había temporadas en que montones de estudiantes prácticamente vivían ahí, pero cuando acababan sus exámenes parecía que hubiesen sido repelidos por el aroma de los libros colocados en los estantes. Neil disfrutaba de su trabajo, de eso no había duda, a pesar de llevar poco tiempo en él ya se estaba planteando en si valdría la pena en abandonarlo para huir a otro sitio, no había tanto peligro, es decir… pasaba casi todo el día con libros en lugar de personas ¿Qué peligro podría haber ahí?

Le gustaba que los estantes estuvieran perfectamente organizados, era su tarea, labor y obligación acomodar todas aquellas obras literarias que fueron profanadas al no volverlas a poner en su sitio por los desalmados que no las respetaron, ni a ellas ni a él. Ese día tenía que asegurarse que los libros estuvieran en su lugar, devolver los que en el día anterior fueron abandonados en las zonas de “que lo acomode a quien sí le pagan por ello”, no había problema con los que estaban ahí, el problema eran los pobres que dejaban escondidos o regados por todo el establecimiento sin piedad alguna.

Técnicamente no había nadie en el lugar, así que se sintió con la libertad de dejar su puesto y disponerse a acomodar como es debido a sus pobres bebés. Se encontraba tan inmerso colocando en su sitio cada uno de los libros que cuando notó a la joven despreocupadamente recostada sobre la mesa casi deja caer los libros que llevaba en las manos, simplemente le sorprendió verla ahí. Y notó los libros en el suelo. Los sagrados libros… en el suelo.

– Disculpa, los libros no pueden estar en el suelo… ese no es su sitio, tenemos mesas podemos usarlas – se acercó a ella, pues parecía no escucharlo, eso era algo frustrante, es decir, no habló en voz baja, no tendría sentido, es decir prácticamente estaban ellos dos solos en la biblioteca – disculpa pero no está permitido que… – ahí lo notó, la joven estaba dormida profundamente. El mayor de los pecados, además del más común. Achicó sus ojos, tomó todos los libros que tenía a su alrededor, ¿Si no los iba a leer qué caso tenía que estuvieran regados a su alrededor?, después de todo solo había ido a dormir. Colocó los libros sobre el carrito transportador mágico de libros y se dispuso a acomodarlos.  
avatar
Hechicero Uelia
Mensajes :
9

Puntos :
11

Fecha de inscripción :
19/05/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "¿Quién eres?" (Neil Parker)

Mensaje por Catalina Torres el Mar Jun 28, 2016 9:01 am

Por el estilo de vida que cargaba, Catalina gozaba y muchas otras veces, padecía  de un sueño ligero. No hacía falta hacer mucho ruido para que despertara de su letargo, y cuando escuchó unos pasos alejarse, abrió los ojos de golpe para entrecerrarlos nuevamente por la luz clara de la mañana y buscar el origen del sonido. Era un joven que se alejaba cargando libros. Sus libros.

– ¡Oye! – Dijo con voz ronca y alta, necesitaba tomar agua pero por lo pronto pasó saliva por su garganta y calmó la intensidad de su tono, pues recordó que estaba en una biblioteca – Mis libros, los quiero – bajó de la mesa a la vez que se acercaba al chico haciendo ademán de tomarlos – Los necesito, dormí pocos minutos, debo leer…– Por primera vez al despertar vio a la cara del chico y parecía molesto. ¿Está enojado conmigo?, pensó. ¡Si no le he hecho nada todavía! Vaya, establecí tiempo récord, al parecer… – Por favor, ¿sí? – terminó dulcemente regalándole a lo que Catalina creía, era una de sus sonrisas más carismáticas y coquetas. Era un chico alrededor de su edad, después de todo, y si ese truco ya le había funcionado antes, no vio por qué no ahora le funcionaría también. Hoy se había bañado y no iba tan mal vestida, después de todo…
avatar
Bruja Uelia
Mensajes :
17

Puntos :
25

Fecha de inscripción :
06/05/2016

Edad :
22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "¿Quién eres?" (Neil Parker)

Mensaje por Neil Parker el Sáb Jul 16, 2016 5:03 am

Parecía que justo en cuanto terminó de tomar los libros con la completa intención de guardarlos en su respectivo lugar la joven había despertado. Esta era ya la segunda vez que sorprendía a Neil, quien se giró de lleno para encararse con ella. Tenía el ceño levemente fruncido, estaba a punto de acusarla de haberse quedado dormida cuando hizo el ademán de querer tomar los libros que no tenía ni cinco minutos que había recolectado, pero había algo en su voz, una preocupación autentica, era demasiado extraño.

– Los libros no van en el suelo – fue lo primero que se le vino a la mente. Lo importante aquí, lejos de haberla encontrado dormida sobre la mesa, era que los libros estaban en el suelo. Solos, desprotegidos, degradados, en el piso duro y frío. – Está en contra de las reglas – hablaba con un volumen de voz normal. El hecho de que la joven se mostrara preocupada por los libros y respetara el no hablar fuerte dentro de la biblioteca hizo que la molestia que comenzaba a crecer en Neil se detuviera. Quizá no era mala persona, quizá solo sea una descuidada. Aunque no estaba seguro de poder perdonar el que pusiera tantos libros sobre el suelo.

¿Qué?, ¿Acaso le estaba sonriendo… coqueta?, ¿En serio?, Neil rodó los ojos dejando salir un leve bufido. No podía estar de humor para ese tipo de juegos con una mujer que justo acaba de profanar la biblioteca, que había deshonrado a los libros. – libros en la mesa, personas en las sillas, ¿Si? – tomó algunos de los libros y se los extendió, a pesar de todo la política de la biblioteca era no negar el conocimiento. Libros siempre a la disposición.

Viéndola bien la chica en realidad era atractiva, parecía tener casi la misma edad que él. Su apariencia natural y fresca fue algo que Neil notó en seguida, pues aunque aun se miraba algo adormilada, y considerando que acababa de despertar, su rostro poseían una belleza plenamente única. – Si no te resulta lo suficientemente cómoda la silla – remarcó esta última mirándola fijamente – puedes ir a la sección de lectura – movió su cabeza señalando la zona en donde se encontraba la zona de lectura – está al lado de Consultas, frente a los primeros diez estantes – se encogió de hombros diciendo las cosas con total obviedad – ya sabes, para llegar aquí tienes que pasar por ahí… ah, y ahí es donde están los sofás gigantes. Es donde la gente regularmente se duerme al venir aquí – mientras hablaba aun esperaba a que la joven tomara los libros, comenzándole a calar el peso de los ejemplares.

– Por cierto, soy Neil – se presentó considerablemente más calmado y relajado – soy el bibliotecario, cualquier duda es conmigo – sin controlarlo ni poder pensarlo una natural sonrisa de lado se dibujó en su rostro. Neil era muy popular por su “encantadora sonrisa”, eso de la coquetería era algo nato en él, después de todo la joven no se miraba tan mal, incluso podría considerarla como una chica linda y sin lugar a dudas había llamado su atención en cuento la miró, ya sea para bien o para mal… pero lo hizo.
avatar
Hechicero Uelia
Mensajes :
9

Puntos :
11

Fecha de inscripción :
19/05/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "¿Quién eres?" (Neil Parker)

Mensaje por Catalina Torres el Vie Ago 19, 2016 3:49 pm

Por supuesto que Catalina sabía que los libros van en la mesa. Y no es como si los hubiera arrojado de manera violenta al piso. No era tonta ni irresponsable, solo descuidada. De cualquier modo, sabía que no estaba bien lo que hizo. Sin tener malas intenciones, ella rompió una regla. No es tan orgullosa como para no admitir un error. Podrá no tener hogar ni familia, pero seguía siendo civilizada. De alguna u otra manera.

Ya acostumbrada a prestar atención al lenguaje corporal ajeno para beneficio propio, observó al joven y sus cambios de expresión. Inició dirigiéndose a ella con voz de reproche. Parecía tomarse muy en serio a los libros. Después de querer ganárselo con coquetería (y fallar), su semblante cambió a uno de fastidio y le entregó algunos de los libros mientras repetía lo obvio. La bruja reprimió una mueca de exasperación mientras se preguntaba cuánto tiempo le tomaría dominar la magia suficiente para convertirlo en horrible sapo. Por unas horas, cuando menos.  

Notó que, al quedarse en silencio, el joven la estaba viendo detenidamente a la vez que su rostro se suavizaba para explicarle a lo que Catalina pudo entender, era donde estaba la sala de lectura. Posteriormente, se presentó ante ella como el bibliotecario y con una sonrisa y una actitud mucho más amigable, le ofreció su ayuda en caso de necesitarla.

Diablos, es guapo.
Pensó Catalina a la vez que pasaba un mechón de cabello detrás de su oreja. No solía fijarse mucho en chicos. No más de lo usual. Su vida no era sedentaria, por ello no tenía caso invertir tiempo ni esfuerzo en relacionarse con los demás. Sin contar que intimar con terceros la sacaban de su zona de confort. Sin embargo, su realidad cambió el momento en el que su maestro le reveló sus orígenes. Y algo le decía que iba a pasar muchas horas de sus días en la biblioteca. Donde el chico guapo y probablemente simpático trabaja. La bruja aun no tenia en claro cómo desenvolverse en su situación.

—Yo soy Catalina—dijo sonriendo ya sin coquetería. Un poco incómoda, incluso. ¿Debía estrecharle la mano? Pero ambos pares estaban cargando los libros. ¿Debía tomar el resto que él cargaba e irse? Definitivamente no quería ser grosera ni cortante, pues le convenía gustarle al encargado. ¿Pero después qué? Antes no se preocupaba por ese tipo de detalles. Pero antes, no trataba con una misma persona por más tiempo que el necesario y mucho menos permitía profundizar una relación. Y a Neil lo tendría que ver casi todos los días, posiblemente. Estiró sus brazos para tomar los libros del bibliotecario y dejarlos con los suyos en la mesa. –Si hay duda, te busco. Gracias—finalizó guiñándole el ojo a lo que retomaba su lugar en la silla. Su maestro no tardaría en aparecerse, seguramente como gato. Sería mejor que él se fuera en cuanto antes.
avatar
Bruja Uelia
Mensajes :
17

Puntos :
25

Fecha de inscripción :
06/05/2016

Edad :
22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "¿Quién eres?" (Neil Parker)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.